viernes, 20 de junio de 2014

Mis peticiones para nuestro Rey, por un futuro mejor


 "Cuando los que mandan pierden la vergüenza, los que obedecen, pierden el respeto". (Georg Christoph Lichtenberg)
Soy un niño que mientras usted era proclamado Rey de España, en mi colegio recibíamos clase en aulas prefabricadas. Por eso quiero entregarle una serie de peticiones, pues usted deberá reinar para todos los españoles y conseguir que los niños tengamos un futuro mejor que el que ahora mismo estamos viendo en las calles.
Mi primera petición está relacionada con los colegios, allí donde recibimos las enseñanzas que nos permitirán ser adultos con responsabilidad y conocimiento para aportar nuestro trabajo y conseguir una España próspera para todos. Por eso NO a los colegios en barracones, SÍ a los colegios con dignas instalaciones.
La segunda está relacionada también con nuestra propia formación, le pediría que influyera en los políticos para que se pongan de acuerdo en hacer una ley de educación que nos permita afrontar nuestros estudios sabiendo que no se van a cambiar cada vez que un nuevo partido político acceda a la presidencia de la Nación.
Como niño cuya vida está totalmente relacionada con los estudios y el colegio, respetando la libertad individual, creo que SÍ se debería introducir una norma en los colegios que recogiera, tanto para los alumnos como para los profesores, la necesidad de asistir a sus aulas vestidos con la dignidad y el respeto que merece lo que representan sus aulas.
Otra cosa que me preocupa es la limpieza y conservación de las calles, sobre todo por la imagen que da a quienes nos visitan, y lo que significa para nosotros, los niños, el comportamiento de los adultos. ¿Cómo nos piden que respetemos el medio ambiente si ellos no son capaces de hacerlo? Y los políticos locales poco o nada hacen para remediarlo.
¿Por qué no hablar del ejemplo que nos dan los adultos con sus mascotas? Sobre todo cuando los sacan a pasear por las calles. Los animales no son responsables de ensuciar las calles, ellos no pueden limpiar las “cacas” que hacen, son sus dueños los que nos deberían dar ejemplo con su comportamiento.
En sus manos está acabar con las enormes diferencias que existen entre los privilegios de los políticos y los derechos de los españoles normales. Mientras que un español normal tiene que cotizar entre 35 y 38 años para alcanzar una pensión que nunca alcanzará el sueldo de sus últimos años de vida laboral, a un político le basta haber cotizado SIETE años para percibir la pensión máxima, con la posibilidad, además de poder compatibilizar hasta tres pensiones distintas. Con la particularidad de que si sus cotizaciones no alcanzaran para ese máximo, la diferencia será abonada por las arcas del Estado, con lo que eso significa de gasto y teniendo en cuenta que España es el país de Europa que más políticos tiene.
Usted debe EXIGIR a los políticos que con sus actuaciones den ejemplo a todos los españoles, comenzando con la lucha contra la CORRUPCIÓN que se viene dando de forma sistemática entre los de todos los signos. Y hacer que se cumpla la ley para todos ellos, como se viene cumpliendo en los casos de quien ha cometido un delito y no tiene nada que ver con la clase política o económica de este país.
Otro tema preocupante es el paro que existe en nuestro país, de los más altos de Europa, y sin que se vea una solución a corto plazo. Usted debe PEDIR al gobierno, a los empresarios y a los sindicatos que alcancen un acuerdo para acabar con esta situación. Pero un acuerdo que no signifique la pérdida de derechos para los trabajadores y el aumento desmedido de los beneficios de los empresarios, ni las posturas absurdas e incongruentes de los sindicatos que dicen representar a los trabajadores, cuando ellos en ocasiones, se convierten en los peores empresarios de este país.
Y si hablamos de la sanidad ¿qué puedo decirle si para arreglarme un diente me dan más de tres meses de plazo para la consulta? En ocasiones abusamos de los servicios médicos, pero la solución no viene en recortar derechos, sino en buscar las fórmulas para educar a los adultos en sus comportamientos. Para reducir los gastos del Estado, no se ha de comenzar siempre por lo que debe ser primordial para la población, como es la salud y la educación.
Muchas otras cosas le pediría, pero entiendo que éstos son los primeros pasos de ese largo camino que tiene usted por delante. Tan largo como la vida ha de ser para nosotros, los niños, que hoy hemos visto su proclamación como Rey de España. En los libros adquirimos los conocimientos, pero es el ejemplo de los adultos el que realmente nos educa a los niños, no bastan sólo palabras. En sus manos, y también en las nuestras, está el hacerlo juntos.







miércoles, 18 de junio de 2014

La Historia oculta de Gaza. (9)Ocaso de una historia que verá un nuevo amanecer.


Por dos veces habían intentado tomar Gaza, las fuerzas combinadas del ejército inglés, durante la Primera Guerra Mundial, y por dos veces tuvieron que retirarse.
Sir Charles Macpherson Dobell
Lo que significó la destitución del teniente general Charles Dobell, que estaba al frente de ellas. 
 Plaza del mercado en Beersheba, 1905
Bienvenida a los otomanos en Beersheba, 1908
Camelleros del ejército otomano en Beersheba, 1915
Caballería del ejército otomano en Beersheba, 1915
La linea defensiva que unía Gaza con Beersheba, sólo tenía un punto débil, cerca de esta última localidad, que los otomanos en principio no lo consideraban tal por la falta de agua en esa zona, salvo los pozos que exitían en Beersheba. De ahi que el ejército inglés no tenía más opción que tomar esa plaza si querían seguir con su avance en Palestina.
 Imagen tras el atentado sufrido por el archiduque Francisco Fernando de Austria a manos de un extremista bosnio
Pero esta época de la Historia de Gaza comenzó muchos años antes, allá por la mitad del siglo XIX, cuando las grandes potencias europeas invertían grandes cantidades de dinero y tiempo para hacerse con territorios extensos de África y Asia, y trataban de mantener, por encima de todo sus “imperios”. Cuando las ideas de “nacionalismo” comenzaron a extenderse y la carrera armamentística, sobre todo a principios del siglo XX, se convirtió en el pilar fundamental de algunas naciones como Alemania o Gran Bretaña. El asesinato del archiduque Francisco Fernando de Austria, heredero de la corona del Imperio austrohúngaro y de su esposa, el 28 de junio de 1914 en lo que se conoce como “Atentado de Sarajevo”, fue la chispa de detonó el polvorín de todos aquellos intereses. Y estalló la primera gran guerra: LA PRIMERA GUERRA MUNDIAL.
La entrada de los turcos-otomanos en el conflicto, del lado de la “Triple Alianza” (Alemania, Austria-Hungría e Italia) fue el elemento que llevó a la “Triple Entente” (Reino Unido, Francia y Rusia) a fijar entre sus objetivos acabar con el Imperio otomano, pues temían que los grandes recursos naturales de esta región pudieran quedar en manos de Alemania, y Gaza se encontraba, por aquellas fechas, dentro de sus dominios. Y no olvidemos que su situación estratégica, como “puerta de África o Asia” según se mire, la ha hecho siempre apetecible y deseada para todos los conquistadores que, desde sus orígenes, han hollado su tierra.
Composición con las imágenes de Husayn ibn Ali y Henry McMahon
El surgimiento del “nacionalismo árabe”, representado por Husayn ibn Ali, jerife de la Meca, e instigado por los ingleses a través de mensajes como el que le fue cursado por el alto comisionado británico en El Cairo, Henry McMahon en estos términos: «Si la nación árabe se coloca a su lado en esta guerra, Inglaterra la garantizará contra toda intervención exterior en Arabia y dará a los árabes toda la ayuda necesaria contra una agresión extranjera». Posteriores reuniones, en los que Husayn expuso sus planes de crear un reino árabe con la mayoría de territorios actuales que comprenden Siria, Líbano, Palestina, Iraq, Israel, etc., Gran Bretaña aceptó luego de que propusieran límites bajo su conveniencia política, y todo quedó establecido en una carta firmada el 24 de octubre de 1915, que dio lugar a la revuelta árabe contra el imperio otomano.
 Composición con imágenes del Canal de Suez y de las fuerzas turcas en su intento de controlarlo.
Posteriormente veremos que todas estas promesas eran sólo “palabras vanas en papel mojado”, pero ahora centrémonos en lo que significó para Gaza el estar ubicada en un lugar estratégico. 
El general alemán Erich von Falkenhayn
Tras mantener en su poder el  Canal de Suez ante un intento de tomarlo por parte de los otomanos bajo el mando del coronel alemán Kress von Kressenstein,  y el fracaso en la conocida como “operación Galípoli”, y un nuevo intento por parte de los otomanos de tomar el Canal, agosto de 1916, el ejército británico entendió la conveniencia de alejar el frente de defensa lejos de las posiciones del Canal de Suez. 
Composición con imágenes de las batallas de Magdhaba y Rafah
El 3 de diciembre de 1916 las fuerzas británicas tomaban Magdhaba, y el 8 de enero de 1917, la división montada Anzac atacó el pueblo-fuerte de Rafah. El ataque finalizó con la victoria del ejército británico y la mayoría de la guarnición turca fue capturada. 
David Lloyd George, primer ministro británico entre 1916 y 1922
Los británicos habían cumplido su objetivo de proteger el canal de Suez de los ataques turcos pero el nuevo gobierno de David Lloyd George quería más. Al ejército británico se le ordenó continuar su avance hacia Palestina, en donde los otomanos mantenían una línea fortificada entre Gaza y Beersheba, donde se encontraba la terminal del ferrocarril otomano que unía el norte con Damasco.
Así se iniciaron los ataques contra la ciudad de Gaza, que significó para ella casi la destrucción completa bajo la artillería de las fuerzas británicas, que necesitaron de hasta tres batallas para hacerse con el control de la misma. En la segunda mitad de marzo de 1917, se libró la primera batalla de Gaza cuando los ingleses fracasaron  con un ataque sorpresa, y entre el 17-19 de abril la segunda batalla de Gaza, que también acabó en fracaso, lo que le costó ser revelado en el mando de las fuerzas británicas al general Archibald James Murray.
Retrato de Thomas Edward Lawrence pintado por Augustus John
 El general Sir Edmund Allenby, y el emir Faysal
A últimos de junio, el mando de las fuerzas británicas lo asume el general Edmund Allenby, quien establece el cuartel general en Rafah y solicitó la colaboración de los guerrilleros árabes que, bajo el mando de Thomas Lawrence (Lawrence de Arabía) venían colaborando con el ejército inglés en su lucha contra los otomanos. Buenos momentos entre ingleses y árabes, como no los habría nunca más, por el incumplimiento de todas las promesas que aquellos hicieron. Una imagen, la de Thomas Lawrence, notable por su papel al frente de la revuelta árabe y a quienes siempre apoyó en sus pretensiones de crear su propio gobierno. Sólo abandonó aquella tierra cuando,  tras la reunión celebrada el 4 de octubre de 1918 entre Faysal y el general Allenby, creyó que los árabes alcanzarían su propósito.
Composición con imágenes de la batalla de Beersheba
El general Allenby, como queda reflejado había solicitado la colaboración de los rebeldes árabes a quienes pidió que atacaran e inutilizaran el ferrocarril en Deraa a principios de noviembre de 1917. Mientras el sometía a Gaza a un intenso fuego de artillería, durante la noche desplazó sus fuerzas hacia Beersheba. Mientras la infantería atacaba las alambradas al oeste y el sur, la división de caballería del ANZAC irrumpió desde el norte y el este después de rodear las principales posiciones turcas. Esa área estaba libre de alambradas, y sus escasos defensores fueron desbordados por la caballería australiana.

 Imágenes de Gaza tras los ataques sufridos por las fuerzas británicas
La toma de Beersheba proporcionó al ejército británico las reservas de agua necesarias para continuar su penetración hacia Gaza, a la vez que obligó a los otomanos a desplazar fuerzas, desde la misma, tratando de cubrir la brecha abierta. Ello permitió a los ingleses, el 1 de noviembre,  emprender el ataque directo sobre Gaza, la que tomaron definitivamente, tras la retirada de los otomanos en la noche del 6 a 7 de noviembre. Entrando en una ciudad totalmente devastada y en ruinas.
Comenzaba así el dominio inglés sobre Gaza que vendría acompañado de todas las incongruencias que él trajo consigo para el mundo árabe. En mayo de 1916 se había firmado un acuerdo secreto entre Gran Bretaña y Francia para dividirse los territorios de Oriente Próximo en caso de resultar vencedores en la guerra frente al Imperio turco.  El conocido como “Acuerdo Sykes-Picot” por el nombre de los negociadores del mismo: sir Mark Sykes, en representación de Gran Bretaña, y François Georges-Picot por Francia. Contrario, por completo a los acuerdos que Gran Bretaña había firmado el año anterior con los árabes de Husayn, en el que le aseguraban, como queda reflejado anteriormente, el apoyo para la creación de un reino árabe.
 Las fuerzas australianas solazándose en las playas de Gaza
Lo que sí hicieron las fuerzas de ocupación en Gaza, aparte de algún que otro saqueo en sus descubrimientos arqueológicos, como quedó reflejado en otro post de esta serie de la Historia oculta de Gaza, fue disfrutar de las playas de Gaza.
Abriendo un paréntesis, hemos de señalar la división que se había producido en el mundo islamita, que si bien ya existía desde la sucesión del profeta, entre suníes y chiíes, se acentúa en los momentos en que Husayn se proclama califa del futuro reino,  y el sultán del  Nechd, Abd al-Aziz ibn Saud, no aceptándolo como tal se opone abiertamente y se origina una lucha por el poder en la que Husayn termina exiliándose en Amman. Este fue el primer resultado de la intervención aliada: la división aún más profunda del mundo islamita.
Theodor Herzl, fundador del sionismo
Por otro lado los pogromos iniciados en Rusia en 1903 habían llevado a los judíos residentes allí a marcharse hacia occidente y, eventualmente, a Palestina, lo que ellos consideraban la “Tierra de Israel”. El sionismo, nacido en 1860 de la mano de Theodor Herzl y basado en ideas anteriores promulgadas por otros autores judíos, se basaba en los movimientos nacionalistas que habían surgido en Europa bajo el concepto de “un pueblo, un Estado”. El sionismo sostiene la tesis de que los judíos son un grupo nacional como cualquier otro, y no un grupo religioso a quien une unos conceptos de creencia en una fe, por eso dicen tener derecho a crear su propio estado en un territorio que ellos consideran históricamente suyo pues les fue prometida por Dios según la Biblia.
 Lord Arthur James Balfour, ministro de Relaciones Exteriores británico en 1917
A principios del siglo XX, los sionistas, desde Europa, ya hacían hincapié en la creación de un estado judío en Palestina, un territorio eminentemente árabe, pero cuyos límites se encontraban diluidos bajo el imperio turco-otomano, y que representaba la antigua tierra de Israel. En un principio los ingleses parecieron dudar con respecto a esta creación. Sin embargo con la Declaración Balfour de 1917, demostraron que estaban “jugando con dos barajas”, prestando su ayuda a judíos y árabes.
Composición con la imagen de los firmantes del armisticio de Mudros, y otra de la, recien creada, Sociedad de Naciones.
Estas negociaciones a dos bandas permanecían en secreto hasta que los rusos las hacen públicas, lo que indignó a los árabes, cosa que es tratada de utilizar por los turcos para ofrecerles un estatuto de autonomía. Pero ya era demasiado tarde, cuando los turcos, en 1918, firman el armisticio de Mudros, la suerte en el Medio Oriente estaba echada. Sus territorios se dividirían entre Francia y Gran Bretaña. División respaldada por la incipiente Sociedad de Naciones.
 Componentes de la Conferencia de San Remo
En 1920, en la Conferencia de San Remo (Italia), la Sociedad de Naciones asignó el mandato sobre Palestina al Reino Unido. Este territorio incluía lo que más tarde sería el Estado de Israel, la franja de Gaza, Cisjordania, parte de los Altos del Golán y el Reino de Jordania. La mayoría de los 750.000 habitantes de esta región multiétnica eran árabes de religión musulmana (incluyendo una población beduina de unos 100.000, según el censo de 1922 y concentrada en el área de Beersheva y al sur y al este de esta localidad), así como judíos (que eran el 11% del total y eran en su mayoría inmigrantes). 
Primera Guerra Mundial. Frente del Oriente Medio
Cuando la Sociedad de Naciones anunciaron que aquellos territorios heredados del Imperio Otomano desaparecido, quedarían bajo tutela extranjera de una potencia, hasta que aprendiesen a ir por su cuenta, a todas luces colonialismo, los árabes se dieron cuenta que habían cambiado de un poder imperialista a otro más perfecto, poderoso y soberbio, que además contemplaba la posibilidad de un estado judío en el territorio de Palestina.
Soldados británicos en las calles de Jerusalén
Si bien las primeras inmigraciones judías hacia Palestina apenas encontraron oposición entre los árabes palestinos, posteriormente surgieron los problemas entre ambos por la aparición de grupos extremistas de ambos lados, mientras los británicos se mostraban impotentes para contener los desórdenes que se venían produciendo. Lo que acabaría en graves enfrentamientos entre judíos y árabes.
 Hajj Amin Al-Husayni
La escalada de violencia fue en aumento y desembocó en la revuelta árabe de 1936, quienes liderados por Hajj Amin al-Husayni, gran mufti de Jerusalén y posteriormente el principal aliado árabe de del Tercer Reich, declararon una huelga general para protestar contra con la inmigración judía a Palestina  La Gran Revuelta Árabe continuó durante tres años, en los que el Mandato Británico no impidió el levantamiento. Ello con la intención de evitar complicar más las precarias condiciones del tambaleante Imperio, que poco después quedaría desmembrado.
Lord Peel y el Excmo. Sir Horace Rumbold, Presidente y Vicepresidente de la Comisión Real Palestina dejando las oficinas después de la práctica de pruebas de Alto Comité Árabe
Una Comisión venida de Londres, la conocida como Comisión Peel, sondea a árabes y Palestinos, su objetivo es intentar solucionar el conflicto y, por supuesto, acabar con la escalada de violencia. En el verano de 1937 se dan a conocer los resultados: la propuesta de la división del territorio entre las dos comunidades, es decir, Palestina se dividiría en dos estados independientes, uno para los árabes y otro para los judíos. Los límites de esas dos futuras entidades eran claramente favorables para los judíos, se les asignaba la franja costera, y algunas de las zonas más fértiles.
Composición con imágenes de la destrucción causada en algunos lugares de Palestina
El informe fue rechazado tanto por los judíos como por los árabes, mientras que los judíos alegaban que dicha participación era una violación de la Declaración Balfour, que había prometido un hogar judío en Palestina. Los líderes árabes se mostraban contrario al mismo denunciando la partición y reclamando su independencia. Los británicos se emplearán con contundencia para sofocar el levantamiento árabe, contarán para ello con la colaboración de las fuerzas paramilitares judías, entre ellas el grupo terrorista Irgun que atacará indiscriminadamente a objetivos árabes. Además emplea la aviación y la artillería. Los métodos usados también fueron expeditivos: derribos de casas, deportaciones…El propio Husseini acabó exiliado.
Amin Al-Husayni en su visita a Alemania para reunirse con Hitler
Durante la II Guerra Mundial los judíos colaboraron activamente con los británicos, la Haganah (milicia irregular sionista) adquirirá una gran experiencia en este campo. La colaboración palestina, también la hubo, fue más exigua y menos valorada,  a consecuencia de la alineación de Amin al-Husayni, con el Tercer Reich, llegando a entrevistarse con Hitler a quien propuso la exterminación de los judíos del norte de África y Oriente Próximo.
Composición con imágenes del atentado en el Hotel Rey David en 1946
A pesar de la contienda continúa la inmigración ilegal, sobre todo de judíos de Europa oriental acosado por los regímenes fascistas. Durante esta etapa se impulsan relaciones con Estados Unidos donde reside una gran cantidad de judíos, este país va a mostrar una gran simpatía por la causa sionista desde el primer momento, y esa nación sustituirá a Gran Bretaña en el papel de metrópoli protectora. En 1944 tiene lugar un hecho importante, el ala radical del sionismo (los grupos terroristas Irgun, Stern…) inician una campaña de terror contra el ocupante británico, que acaba con el atentado que voló el Hotel Rey David en Jerusalén, el cuartel general de la administración británica. 
A raíz de este hecho, los británicos anunciaron su deseo de finalizar el mandato y se retiraron en 1948. Dejando tras de sí un conflicto que llega a nuestros días............




lunes, 2 de junio de 2014

La Historia oculta de Gaza (8) Los mamelucos y los otomanos en Gaza


Cuando el periodo de las conquistas de los Cruzados llegaba a su fin, Gaza, igual que Siria y el resto de Palestina, sufrió las invasiones de los mongoles.

Representación artística de Genghis Khan al frente de su ejército mongol
Un grupo étnico que se originó con la unión de varías tribus bajo el poder de Genghis Khan. Procedían de la actual Mongolia, parte de Rusia y de China. En sus planes de conquista nunca estuvo incorporar Palestina a su imperio, y Gaza, una vez más, sufrió los avatares de su situación estratégica.
 Hulagu con su cónyuge Doquz Khatun
En 1260, Gaza, estaba bajo el control de los príncipes ayyubíes. Tras la toma de Damasco por los mongoles, An-Nasir Yusuf(الناصر يوسف), uno de los últimos califas ayyubíes, y bisnieto de Saladino, se refugió en Gaza huyendo de los ejércitos mongoles bajo el mando de Hulagu. En Gaza, An-Nasir Yusuf, junto con su hermano y su hijo, a través de uno de sus siervos, fueron entregados a Hulagu quien ordenó la ejecución de An-Nasir y su hermano Al-Zahir.
Representación gráfica de Baibars, junto a una estatua erigida en su memoria
Fue la primera vez que Gaza sufrió los ataques de los mongoles. Hulagu tuvo que regresar a Mongolia para resolver la sucesión a la muerte de su hermano. Quedando en Palestina una fuerza de unos 10.000 soldados mongoles bajo las órdenes de su general, un cristiano nestoriano, Kitbuqa Noyan, quien fue vencido por los mamelucos en la batalla de Ain Yalutm cuyo ejército estaba dirigido por Baibars, quien posteriormente se proclamaría sultán y que dio origen al poder de la sociedad mameluca en Egipto. Algunos autores reflejan que Baibars se casó en Gaza y edificó una gran mansión para su esposa e hijos en la ciudad.
 Composición gráfica de un dibujo de la conversión de Ghazan al islam y del mapa con el recorrido de los mongoles en la invasión de 1299
En 1299, un ejército mongol dirigido por Ghazan Khan, tras apoderarse de Alepo, continuaron hacia el sur y cerca de Homs, en el Wadi al-Khazandar se produjo la batalla conocida con este nombre o también como tercera batalla de Homs, en las que las fuerzas mamelucas fueron derrotadas. El ejército mameluco huyó hacia el sur, hacia Damasco. Sin embargo, en el camino fueron constantemente hostigados y perseguidos hasta Gaza. En 1303 los mongoles fueron derrotados definitivamente por los mamelucos.
Representación gráfica de soldados mamelucos
En 1277, tras la derrota de los mongoles en la batalla de Ain Yalutm, los mamelucos,(soldados-esclavos de origen turco origen eslavo, turco o circasiano, que fueron convertidos al Islam e instruidos militarmente, sirvieron en los ejércitos de los califas ayyubíes, en donde destacaron por su arrojo y ferocidad), hicieron de Gaza la capital de la provincia que llevaba su nombre, Mamlakat Ghazzah ("el reino de Gaza").
 Representación gráfica de Ibn Batutta
En 1294, un terremoto devastó Gaza, y cinco años más tarde, los mongoles destruyeron de nuevo todo lo que había sido restaurado por los mamelucos. Sin embargo, alrededor del año 1300, el geógrafo sirio Al-Dimashqi describe Gaza como una "ciudad tan rica en árboles que parece una tela de brocado sobre la tierra." En 1348, una epidemia de peste acabó con una gran parte de su población. En 1352, Gaza sufrió una gran inundación, algo inhabitual en esta parte del Levante Sur, no obstante el viajero árabe y escritor Ibn Batutta que visitó la ciudad en 1355, señaló que era "grande y populosa, y tiene muchas mezquitas."
 Baños turcos de Al-Sammara en la actualidad
La contribución de la arquitectura mameluca en Gaza incluye mezquitas y escuelas islámicas, hospitales, caravasares y baños públicos. Aún hoy en día se puede contemplar el Hamman Al-Sammara. Aunque se remontan a antes de la islámicas en Gaza, una placa en el vestíbulo de la casa de baños proclama que Hamam al-Sammara fue restaurada en 1320 por Sanjar al-Jawli, gobernador de la ciudad. Se ha logrado conservar sus techos abovedados y suelos de baldosas de mármol con incrustaciones, y todavía se calienta por una serie de hornos de leña.
El caravasar de Khan Younès en una imagen de 1930
Igualmente se pueden contemplar los restos de un caravasar, de los que construyeron a lo largo de la costa en una ruta que se utilizaba para el viaje entre El Cairo y Damasco, en la ciudad de Khan Younès(lugar conocido antes de esta fecha como “Salqah”. Fue el emir Yunus al-Nûrûzi, quien en 1387-1388 erigió esta construcción como lugar de descanso y protección para las caravanas de peregrinos y viajeros, a partir de ese momento se le comenzó a conocer con el nombre de Khan (“caravansar”) Yunis (en memoria del emir Yunus).
Gran Mezquita de Gaza en una imagen de 1930
Otra de sus importantes obras en Gaza está relacionada con la Gran Mezquita Omari, que por dos veces reconstruyeron. Cuando los ayyubíes conquistaron Gaza, 1187, los Templarios, destruyeron la catedral que habían edificado sobre la antigua mezquita erigida sobre los cimientos de la antigua iglesia bizantina y que a su vez había sido construida sobre el lugar del templo dedicado a Dagón. En el siglo XIII los mamelucos la reconstruyeron. En 1294 un terremoto causó casi su destrucción. Entre los años 1297-1299 el gobernador de Gaza, Sunqur al-Ala’i, se realizaron obras para su renovación. Pero fue entre 1311 y 1319 cuando el gobernador Sanjar al-Jawli ordenó la restauración definitiva de la misma, acabándose las obras por completo sobre el 1340. Sobre la puerta de la mezquita hay una inscripción con los nombres de los sultanes mamelucos Al Mansur Qalawun, Al-Malik Al-Mansour Hossam Al-Din Al-Mansuri Lachin (Lachin o Lajin) y Al-Malik Az-Zahir Sayf ad-Din Barquq (Barquq).
Baptisterio de Saint Louis, pieza expuesta en el Museo del Louvre, París. Detalle de un medallón exterior de la pieza. El “Cubilete de Rothschild” fue subastado en 2009 con un precio de salida de cerca de 1,2 millones de dólares
Los mamelucos se caracterizaban por su amor al arte. La decoración se realiza con incrustaciones de piedras de diferentes colores, así como con un exquisito trabajo en madera que consistió en incrustaciones de motivos geométricos radiantes hechos en marquetería. Se utilizó también el esmalte y el vidrio, y lo que es más importante, las incrustaciones de metal. Dejamos aquí dos muestras de estos excelentes trabajos decorativos. El conocido como “Baptisterio de San Luis”, realizado por el orfebre Muhammad ibn al-Zayn, es un cuenco que contiene inscripciones florales arabescas, jinetes combatiendo, reyes en su trono, y toda clase de animales terrestres: gacelas, conejos, elefantes, animales acuáticos: serpientes, tortugas, cangrejos y anguilas y fantásticos, como el unicornio. Se desconoce quién encargó esta pieza; se han encontrado seis inscripciones con el nombre del autor en el cuenco. Junto a él el conocido como “Cubilete de Rothschild”, conocido así por su pertenencia a la familia Rothschild durante más de cien años, es un vaso de cristal, del siglo XIV, que en su decoración recrea cabezas de animales en diferentes colores y contiene una inscripción que dice así:
 "Soy un juguete para los dedos en forma de vasija. Contengo agua fría"
 Una de las armas que los otomanos utilizaron contra los mamelucos en la batalla de Yaunis Khan
El 28 de octubre de 1516, el ejército otomano que se dirigía a la conquista de Egipto se enfrentó a los mamelucos en la batalla de Yaunis Khan (Khan Younès) en donde los mamelucos fueron vencidos y se retiraron a Egipto, pasando a dominar los otomanos toda la región de Palestina. Es fácil entender la victoria de los otomanos sobre los mamelucos si conocemos que estos despreciaban las armas de fuego, sobre todo los cañones, por considerarlas la manera menos caballerosa de hacer la guerra, mientras que los otomanos no dudaron de utilizar sus arcabuces y cañones. 
 Suleyman Kanuni
Los otomanos, entonces bajo el sultanato de Suleyman Kanuni (Solimán el Magnífico en castellano) se convirtieron en una de las más grandes potencias y alcanzó la cúspide de su poder. Solimán se destacó por su protección y la búsqueda del desarrollo de las ciencias y las artes. El mismo es conocido como uno de los más notables poetas musulmanes. En el mundo occidental es conocido con el apelativo el Magnífico y en el mundo islámico como el codificador o el legislador (en turco Kanuni; árabe: القانونى, Al-Qānūnī), debido a la profunda reforma que introdujo en el sistema legal otomano.
 Gráfico de las rutas portuguesas hacia la India
Por aquellas fechas, Gaza era una ciudad que había ido perdiendo su importancia en el comercio, su puerto estaba prácticamente inactivo y había sentido los efectos de la disminución de su actividad a raíz del descubrimiento, por los portugueses, de la ruta marítima a la India, por lo que el comercio a través de la ruta terrestre quedó prácticamente paralizado. Durante la primera mitad del dominio otomano, Gaza, recuperaría su importancia como ciudad.
Funcionarios otomanos
La llegada de los otomanos a Gaza fue especialmente bien aceptada por sus habitantes, veían en ellos a hermanos musulmanes sunitas. Palestina se dividió en seis distritos, entre ellos el Gaza Sanjak (distrito de Gaza) que se extendía desde Jaffa al norte, Bayt Jibrin en el este, hasta Rafah en el sur, con toda la ribera del Mediterráneo por el oeste. El primer gobernador de  Gaza fue Kara Mustafa Sahin,  quien dio comienzo a la dinastía Ridwan.
 Sultán Murad III
En 1585, tras la muerte de su padre, Ahmad Pasha, bajo el  califato de Murad III, ocupó el puesto de gobernador de Gaza Sanjak y eligió la ciudad como centro de su dinastía que dominó el sur de Palestina durante casi dos siglos. El biógrafo árabe Muhammad Ahmad Pasha Muhibbi los describió como “un hombre valiente, brillante y gran conocedor de la historia y la ciencia. Durante su gobierno Gaza se convirtió en un centro cultural. 
Composición con tres vistas de Qasr Al-Basha
Durante el sultanato de Mehmed IV, ocupó el puesto de gobernador de la provincia de Gaza Hysayn Pasha, desde 1650 hasta 1663. Al acceder al cargo, la ciudad estaba empobrecida por la fuerte caída del comercio, pero él hizo posible que Gaza saliera de esta situación. Pidió un préstamo al cónsul de Francia, Chevalier D’Arvieux, que pronto devolvió. La ciudad, en 1660, fue considerada como la capital de Palestina. La Gran Mezquita fue restaurada, y se construyeron otras seis mezquitas más, mientras que los baños turcos y los puestos del mercado proliferaron. De esta época data la restauración de Qasr al-Basha (Castillo de Ridwan) construida, según algunos autores, sobre la antigua mansión de Baibars.
 Napoleón Bonaparte
Gaza fue ocupada, brevemente, por el ejército de Napoleón, en 1799, en su camino hacia Egipto. El propio emperador pernoctó durante unas noches en Gaza, ocupando Qars al-Basha, por lo que hoy se le conoce también como el “Castillo de Napoleón”. Él llegó a decir de Gaza que era “la avanzada de África, la puerta de Asia”, refiriéndose a la situación estratégica de la ciudad tan deseada a lo largo de todos los imperios.
 Edwars Robinson
Edwars Robinson, un norteamericano estudioso de la Biblia, visitó Gaza en 1838, describiéndola como una ciudad “densamente poblada. Más grande que Jerusalén. Su casco antiguo construido sobre una colina, y extendida hacia la llanura que la rodeaba. Su tierra estaba repleta de árboles con frutos deliciosos y abundantes. Aunque su puerto estaba inactivo el comercio era próspero por su posición en la ruta de las caravanas entre Egipto y Siría, así como por la producción de jabón, algodón y vino para los beduinos”.
General Edmund Allenby, en 1921
En 1839, Gaza, fue azotada por una epidemia de peste bubónica que paralizó prácticamente la ciudad, además de por la falta de estabilidad política. En 1840, los egipcios, que entonces controlaban Gaza se enfrentaron, cerca de la ciudad, a los otomanos. La victoria de estos sobre el ejército egipcio significó recuperar el control de Gaza por los otomanos. Además de todo lo que significa de estancamiento y muerte por la epidemia y las guerras, y los intereses de clanes poderosos que se establecieron en ella a partir de esas fechas, Gaza sufrió dos terremotos, en 1903 y 1914, que produjeron grandiosos daños. Durante la Primera Guerra Mundial, en 1917, los ingleses fueron derrotados en dos batallas antes de que el general Edmund Allenby, al frente de las fuerzas aliadas, conquistara Gaza en una tercera batalla.
 Gaza tras la entrada de los ingleses en 1917 después de la tercera batalla para conquistarla
Pero esa será otra historia que narraremos en otro post, pues realmente, es a partir de estos momentos cuando la ciudad y las tierras de Gaza sufren las consecuencias de la ambición y la destrucción por parte de ejércitos invasores, pues si antes fue invadida, nunca jamás fue destruida hasta los extremos que se dieron a partir del siglo XX.

Continuarà.................La Historia oculta de Gaza (9). Ocaso de una historia que verá un nuevo amanecer.