sábado, 19 de julio de 2014

¿Qué están haciendo los políticos y los países frente al genocidio israelí en Gaza?


Los gobiernos de Europa, salvo ese pequeño intento del inglés por mediar en el conflicto a través de Egipto, los demás permanecen en silencio, sólo algunas tibias declaraciones de protesta han sido realizadas, cuando todos sabemos que, en otros casos, han sido convocados de inmediato los embajadores de otros países y hasta han llegado a romper relaciones diplomáticas. Y la Comunidad Europea, es incapaz de emitir una condena enérgica ante el gobierno de Israel. Están más preocupados por la economía global y por los intereses particulares de cada uno de sus estados miembros.
En el continente americano, a pesar de que entre sus ciudadanos se elevan gritos de protesta contra ésta situación, sólo algunos países sudamericanos, (Bolivia, Cuba, Venezuela, Ecuador, Nicaragua) han condenado enérgicamente estos hechos criminales, y sólo el Senado chileno, por unanimidad, ha pedido a su presidenta la expulsión del embajador israelí.
Rusia y China, dos potencias que están en condiciones de hacer frente al poder israelí, están más preocupadas por sus negocios económicos que por señalar con firmeza al resto de los países, sobre todo a EEUU, que es necesario acabar de una vez con el genocidio del pueblo palestino.
La ONU, cabía preguntarse ¿por qué mantener este organismo cuya utilidad está permanentemente en entredicho?, sigue permitiendo el incumplimiento de sus recomendaciones y la burla sobre sus resoluciones.  En ningún caso ha llegado a actuar con firmeza frente al gobierno israelí. Se limitó, en su momento, a crear la UNRWA un organismo para la ayuda a los refugiados palestinos del 48 que no deja de ser un foco de corrupción en el que campan algunos. 
Los países árabes, esos que dicen componer la Liga de Países Árabes, sólo hacen que dar recomendaciones y, si acaso, donar una mínima parte de sus inmensas fortunas “para ayudas humanitarias” que luego no son contraladas, cuando bastaría que cumplieran, en todos sus términos y a rajatabla, el boicot político y económico, además del cultural, sobre Israel que en tantas ocasiones han alardeado de realizar. 
Los medios de comunicación (prensa, radio y televisión) están muy influenciados y, a veces financiados por grupos de presión pro-israelíes. Las noticias que difunden, en ocasiones, están realizadas de forma parcial y casi siempre lleva implícito el mismo mensaje. La mayoría de ellos señalan como causantes de esta situación a Hamas y las milicias palestinas por los lanzamientos de cohetes que son arrojados sobre Israel. Y hasta reflejan algunas de las imágenes de los daños causados en Gaza por el bombardeo israelí. 
Mas ninguno de ellos destacó las consecuencias del bombardeo de una playa en Gaza que costó la vida a cuatro niños ¿eran terroristas? Bajo las arenas de esa playa ¿había oculto un arsenal de las milicias palestinas”?. Por lo visto eso es sólo consecuencia de lo que se ha dado en llamar "daños colaterales", un eufemismo para ocultar lo que es simplemente el asesinato sin sentido de unos niños.
Mientras, el pueblo gazatí, carece de luz y agua por los bombardeos del ejército israelí financiado por EEUU.
El senado americano aprobaba una partida de 622 millones de dólares para financiar el sistema de defensa israelí, dentro de una ayuda militar global que asciende, actualmente, a más de tres mil millones de dólares.
Mientras tanto, cada año, se viene celebrando en todo el planeta el Día Universal del Niño que, según dicen, trata de recordar, a toda la sociedad, que los niños son el colectivo más vulnerable. ¡Una patochada!, permítanme la expresión, esa celebración, o, por decirlo con otras palabras que hoy son actualidad, una operación de “falsa bandera”. Porque ¿qué se hace, que sea efectivo, para salvaguardar los derechos de los niños en el mundo? ¿Qué medidas se adoptan para exigir que los países cumplan el tratado de la Convención sobre los Derechos del Niño, acordado por la ONU el 20 de noviembre de 1989, y cuya ejecución es obligatoria para todos los países que lo han firmado y ratificado? ¿Qué medidas efectivas se adoptan para acabar con estos escalofriantes datos: 5,7 millones de niños son obligados a trabajar; casi dos millones son explotados sexualmente; 1 millón son víctimas de trata de personas; unos 300 000 se convierten en niños soldados? ¿Qué se hace para aplicar en toda su extensión y contenido el artículo 38 sobre la situación de los niños en los conflictos armados?
 
Basta ver la situación de los mismos en los conflictos actuales de Oriente: Siria, Irak, Yemen y la misma Palestina, para tener claro que nada. Es permanente la intervención de países de la ONU en otras cuestiones ajenas a los niños. Es frecuente vez que se dictan resoluciones sobre la intervención de la ONU en conflictos armados, pero aún estamos pendientes de que se produzca una intervención efectiva en defensa de los derechos de los niños.
Su delito: lanzar piedras contra el ejército de ocupación. Su castigo:
represión severísima sin respetar ninguno de sus derechos.
Todos esos niños están presentes en mis sentimientos, todos ellos merecen unas condiciones de vida acordes con su edad, con su inocencia, con sus derechos inalienables como seres humanos, mas por sistema son violados día sí y día también. Pero hoy centro mi atención en el incumplimiento de los mismos y el atropello que sufren los niños árabes en Palestina a manos de los soldados del ejército israelí. Para ese estado, Israel, que firmó y ratificó esta Convención, el contenido de los artículos 19, sobre la obligación de adoptar medidas de protección de los niños; el artículo 37, sobre evitar la tortura, tratos inhumanos o degradantes y la privación de la libertad; el artículo 40, sobre el trato dado a los niños a quienes se acuse de infracción de las leyes, que debe ser acorde con el fomento de su dignidad, y que fomente en el niño el respeto por los derechos humanos y las libertades para que “asuma una función constructiva en la sociedad” [sic], no tienen ningún sentido, son sistemáticamente incumplidos sin que ello haya significado o signifique ningún tipo de intervención del Comité de los Derechos del Niño, solo algunos informes que denuncian estos hechos pero que para Israel son papel mojado o no existieran.






“Educad a los niños y no será necesario castigar a los hombres” (Pitágoras) y cuando él utilizaba la palabra “educad”, entiendo, no se refería sólo a la educación familiar, sino a toda la percibida a través de la sociedad. Un niño explotado, si sobrevive, se convertirá en un explotador; un niño maltratado se convertirá en un maltratador; un niño al que, por sistema se violan sus derechos de libertad, su integridad física y psíquica, en el contexto del conflicto palestino-israelí, después de esas cacerías sin sentido en las que, según un informe de UNICEF de este mismo año, "Estos malos tratos incluyen la detención de niños en sus casas entre la medianoche y las cinco de la mañana por parte de soldados fuertemente armados. Les vendan los ojos y les atan las manos", y los niños son sometidos a “confesiones forzadas, falta de acceso a un abogado o a familiares durante el interrogatorio", para acabar señalando que en ningún otro país se juzga sistemáticamente a los niños en tribunales militares para menores". Es así como muchos niños palestinos acaban convirtiéndose en tenaces resistentes, aunque sus líderes no lo sean. Ellos nunca han sido tratados como niños, sino como criminales,y su respuesta será la violencia, pues es la única que conocen y la que les ha sido aplicada. Dicen que “para muestra un botón”, en este caso, de entre los numerosos videos que están editados hemos seleccionado unos cuantos que demuestran como son violados los derechos de los niños, algo que vienen haciendo desde hace años.

 Adiestramiento de niños en Israel
Y ese estado que acusa a los palestinos de inculcar odio en sus niños hacia los judíos ¿cuál es su manera de obrar en la educación de los suyos? Mis comentarios sobran frente a las imágenes y el video que acompañan a este texto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario