miércoles, 18 de junio de 2014

La Historia oculta de Gaza. (9)Ocaso de una historia que verá un nuevo amanecer.


Por dos veces habían intentado tomar Gaza, las fuerzas combinadas del ejército inglés, durante la Primera Guerra Mundial, y por dos veces tuvieron que retirarse.
Sir Charles Macpherson Dobell
Lo que significó la destitución del teniente general Charles Dobell, que estaba al frente de ellas. 
 Plaza del mercado en Beersheba, 1905
Bienvenida a los otomanos en Beersheba, 1908
Camelleros del ejército otomano en Beersheba, 1915
Caballería del ejército otomano en Beersheba, 1915
La linea defensiva que unía Gaza con Beersheba, sólo tenía un punto débil, cerca de esta última localidad, que los otomanos en principio no lo consideraban tal por la falta de agua en esa zona, salvo los pozos que exitían en Beersheba. De ahi que el ejército inglés no tenía más opción que tomar esa plaza si querían seguir con su avance en Palestina.
 Imagen tras el atentado sufrido por el archiduque Francisco Fernando de Austria a manos de un extremista bosnio
Pero esta época de la Historia de Gaza comenzó muchos años antes, allá por la mitad del siglo XIX, cuando las grandes potencias europeas invertían grandes cantidades de dinero y tiempo para hacerse con territorios extensos de África y Asia, y trataban de mantener, por encima de todo sus “imperios”. Cuando las ideas de “nacionalismo” comenzaron a extenderse y la carrera armamentística, sobre todo a principios del siglo XX, se convirtió en el pilar fundamental de algunas naciones como Alemania o Gran Bretaña. El asesinato del archiduque Francisco Fernando de Austria, heredero de la corona del Imperio austrohúngaro y de su esposa, el 28 de junio de 1914 en lo que se conoce como “Atentado de Sarajevo”, fue la chispa de detonó el polvorín de todos aquellos intereses. Y estalló la primera gran guerra: LA PRIMERA GUERRA MUNDIAL.
La entrada de los turcos-otomanos en el conflicto, del lado de la “Triple Alianza” (Alemania, Austria-Hungría e Italia) fue el elemento que llevó a la “Triple Entente” (Reino Unido, Francia y Rusia) a fijar entre sus objetivos acabar con el Imperio otomano, pues temían que los grandes recursos naturales de esta región pudieran quedar en manos de Alemania, y Gaza se encontraba, por aquellas fechas, dentro de sus dominios. Y no olvidemos que su situación estratégica, como “puerta de África o Asia” según se mire, la ha hecho siempre apetecible y deseada para todos los conquistadores que, desde sus orígenes, han hollado su tierra.
Composición con las imágenes de Husayn ibn Ali y Henry McMahon
El surgimiento del “nacionalismo árabe”, representado por Husayn ibn Ali, jerife de la Meca, e instigado por los ingleses a través de mensajes como el que le fue cursado por el alto comisionado británico en El Cairo, Henry McMahon en estos términos: «Si la nación árabe se coloca a su lado en esta guerra, Inglaterra la garantizará contra toda intervención exterior en Arabia y dará a los árabes toda la ayuda necesaria contra una agresión extranjera». Posteriores reuniones, en los que Husayn expuso sus planes de crear un reino árabe con la mayoría de territorios actuales que comprenden Siria, Líbano, Palestina, Iraq, Israel, etc., Gran Bretaña aceptó luego de que propusieran límites bajo su conveniencia política, y todo quedó establecido en una carta firmada el 24 de octubre de 1915, que dio lugar a la revuelta árabe contra el imperio otomano.
 Composición con imágenes del Canal de Suez y de las fuerzas turcas en su intento de controlarlo.
Posteriormente veremos que todas estas promesas eran sólo “palabras vanas en papel mojado”, pero ahora centrémonos en lo que significó para Gaza el estar ubicada en un lugar estratégico. 
El general alemán Erich von Falkenhayn
Tras mantener en su poder el  Canal de Suez ante un intento de tomarlo por parte de los otomanos bajo el mando del coronel alemán Kress von Kressenstein,  y el fracaso en la conocida como “operación Galípoli”, y un nuevo intento por parte de los otomanos de tomar el Canal, agosto de 1916, el ejército británico entendió la conveniencia de alejar el frente de defensa lejos de las posiciones del Canal de Suez. 
Composición con imágenes de las batallas de Magdhaba y Rafah
El 3 de diciembre de 1916 las fuerzas británicas tomaban Magdhaba, y el 8 de enero de 1917, la división montada Anzac atacó el pueblo-fuerte de Rafah. El ataque finalizó con la victoria del ejército británico y la mayoría de la guarnición turca fue capturada. 
David Lloyd George, primer ministro británico entre 1916 y 1922
Los británicos habían cumplido su objetivo de proteger el canal de Suez de los ataques turcos pero el nuevo gobierno de David Lloyd George quería más. Al ejército británico se le ordenó continuar su avance hacia Palestina, en donde los otomanos mantenían una línea fortificada entre Gaza y Beersheba, donde se encontraba la terminal del ferrocarril otomano que unía el norte con Damasco.
Así se iniciaron los ataques contra la ciudad de Gaza, que significó para ella casi la destrucción completa bajo la artillería de las fuerzas británicas, que necesitaron de hasta tres batallas para hacerse con el control de la misma. En la segunda mitad de marzo de 1917, se libró la primera batalla de Gaza cuando los ingleses fracasaron  con un ataque sorpresa, y entre el 17-19 de abril la segunda batalla de Gaza, que también acabó en fracaso, lo que le costó ser revelado en el mando de las fuerzas británicas al general Archibald James Murray.
Retrato de Thomas Edward Lawrence pintado por Augustus John
 El general Sir Edmund Allenby, y el emir Faysal
A últimos de junio, el mando de las fuerzas británicas lo asume el general Edmund Allenby, quien establece el cuartel general en Rafah y solicitó la colaboración de los guerrilleros árabes que, bajo el mando de Thomas Lawrence (Lawrence de Arabía) venían colaborando con el ejército inglés en su lucha contra los otomanos. Buenos momentos entre ingleses y árabes, como no los habría nunca más, por el incumplimiento de todas las promesas que aquellos hicieron. Una imagen, la de Thomas Lawrence, notable por su papel al frente de la revuelta árabe y a quienes siempre apoyó en sus pretensiones de crear su propio gobierno. Sólo abandonó aquella tierra cuando,  tras la reunión celebrada el 4 de octubre de 1918 entre Faysal y el general Allenby, creyó que los árabes alcanzarían su propósito.
Composición con imágenes de la batalla de Beersheba
El general Allenby, como queda reflejado había solicitado la colaboración de los rebeldes árabes a quienes pidió que atacaran e inutilizaran el ferrocarril en Deraa a principios de noviembre de 1917. Mientras el sometía a Gaza a un intenso fuego de artillería, durante la noche desplazó sus fuerzas hacia Beersheba. Mientras la infantería atacaba las alambradas al oeste y el sur, la división de caballería del ANZAC irrumpió desde el norte y el este después de rodear las principales posiciones turcas. Esa área estaba libre de alambradas, y sus escasos defensores fueron desbordados por la caballería australiana.

 Imágenes de Gaza tras los ataques sufridos por las fuerzas británicas
La toma de Beersheba proporcionó al ejército británico las reservas de agua necesarias para continuar su penetración hacia Gaza, a la vez que obligó a los otomanos a desplazar fuerzas, desde la misma, tratando de cubrir la brecha abierta. Ello permitió a los ingleses, el 1 de noviembre,  emprender el ataque directo sobre Gaza, la que tomaron definitivamente, tras la retirada de los otomanos en la noche del 6 a 7 de noviembre. Entrando en una ciudad totalmente devastada y en ruinas.
Comenzaba así el dominio inglés sobre Gaza que vendría acompañado de todas las incongruencias que él trajo consigo para el mundo árabe. En mayo de 1916 se había firmado un acuerdo secreto entre Gran Bretaña y Francia para dividirse los territorios de Oriente Próximo en caso de resultar vencedores en la guerra frente al Imperio turco.  El conocido como “Acuerdo Sykes-Picot” por el nombre de los negociadores del mismo: sir Mark Sykes, en representación de Gran Bretaña, y François Georges-Picot por Francia. Contrario, por completo a los acuerdos que Gran Bretaña había firmado el año anterior con los árabes de Husayn, en el que le aseguraban, como queda reflejado anteriormente, el apoyo para la creación de un reino árabe.
 Las fuerzas australianas solazándose en las playas de Gaza
Lo que sí hicieron las fuerzas de ocupación en Gaza, aparte de algún que otro saqueo en sus descubrimientos arqueológicos, como quedó reflejado en otro post de esta serie de la Historia oculta de Gaza, fue disfrutar de las playas de Gaza.
Abriendo un paréntesis, hemos de señalar la división que se había producido en el mundo islamita, que si bien ya existía desde la sucesión del profeta, entre suníes y chiíes, se acentúa en los momentos en que Husayn se proclama califa del futuro reino,  y el sultán del  Nechd, Abd al-Aziz ibn Saud, no aceptándolo como tal se opone abiertamente y se origina una lucha por el poder en la que Husayn termina exiliándose en Amman. Este fue el primer resultado de la intervención aliada: la división aún más profunda del mundo islamita.
Theodor Herzl, fundador del sionismo
Por otro lado los pogromos iniciados en Rusia en 1903 habían llevado a los judíos residentes allí a marcharse hacia occidente y, eventualmente, a Palestina, lo que ellos consideraban la “Tierra de Israel”. El sionismo, nacido en 1860 de la mano de Theodor Herzl y basado en ideas anteriores promulgadas por otros autores judíos, se basaba en los movimientos nacionalistas que habían surgido en Europa bajo el concepto de “un pueblo, un Estado”. El sionismo sostiene la tesis de que los judíos son un grupo nacional como cualquier otro, y no un grupo religioso a quien une unos conceptos de creencia en una fe, por eso dicen tener derecho a crear su propio estado en un territorio que ellos consideran históricamente suyo pues les fue prometida por Dios según la Biblia.
 Lord Arthur James Balfour, ministro de Relaciones Exteriores británico en 1917
A principios del siglo XX, los sionistas, desde Europa, ya hacían hincapié en la creación de un estado judío en Palestina, un territorio eminentemente árabe, pero cuyos límites se encontraban diluidos bajo el imperio turco-otomano, y que representaba la antigua tierra de Israel. En un principio los ingleses parecieron dudar con respecto a esta creación. Sin embargo con la Declaración Balfour de 1917, demostraron que estaban “jugando con dos barajas”, prestando su ayuda a judíos y árabes.
Composición con la imagen de los firmantes del armisticio de Mudros, y otra de la, recien creada, Sociedad de Naciones.
Estas negociaciones a dos bandas permanecían en secreto hasta que los rusos las hacen públicas, lo que indignó a los árabes, cosa que es tratada de utilizar por los turcos para ofrecerles un estatuto de autonomía. Pero ya era demasiado tarde, cuando los turcos, en 1918, firman el armisticio de Mudros, la suerte en el Medio Oriente estaba echada. Sus territorios se dividirían entre Francia y Gran Bretaña. División respaldada por la incipiente Sociedad de Naciones.
 Componentes de la Conferencia de San Remo
En 1920, en la Conferencia de San Remo (Italia), la Sociedad de Naciones asignó el mandato sobre Palestina al Reino Unido. Este territorio incluía lo que más tarde sería el Estado de Israel, la franja de Gaza, Cisjordania, parte de los Altos del Golán y el Reino de Jordania. La mayoría de los 750.000 habitantes de esta región multiétnica eran árabes de religión musulmana (incluyendo una población beduina de unos 100.000, según el censo de 1922 y concentrada en el área de Beersheva y al sur y al este de esta localidad), así como judíos (que eran el 11% del total y eran en su mayoría inmigrantes). 
Primera Guerra Mundial. Frente del Oriente Medio
Cuando la Sociedad de Naciones anunciaron que aquellos territorios heredados del Imperio Otomano desaparecido, quedarían bajo tutela extranjera de una potencia, hasta que aprendiesen a ir por su cuenta, a todas luces colonialismo, los árabes se dieron cuenta que habían cambiado de un poder imperialista a otro más perfecto, poderoso y soberbio, que además contemplaba la posibilidad de un estado judío en el territorio de Palestina.
Soldados británicos en las calles de Jerusalén
Si bien las primeras inmigraciones judías hacia Palestina apenas encontraron oposición entre los árabes palestinos, posteriormente surgieron los problemas entre ambos por la aparición de grupos extremistas de ambos lados, mientras los británicos se mostraban impotentes para contener los desórdenes que se venían produciendo. Lo que acabaría en graves enfrentamientos entre judíos y árabes.
 Hajj Amin Al-Husayni
La escalada de violencia fue en aumento y desembocó en la revuelta árabe de 1936, quienes liderados por Hajj Amin al-Husayni, gran mufti de Jerusalén y posteriormente el principal aliado árabe de del Tercer Reich, declararon una huelga general para protestar contra con la inmigración judía a Palestina  La Gran Revuelta Árabe continuó durante tres años, en los que el Mandato Británico no impidió el levantamiento. Ello con la intención de evitar complicar más las precarias condiciones del tambaleante Imperio, que poco después quedaría desmembrado.
Lord Peel y el Excmo. Sir Horace Rumbold, Presidente y Vicepresidente de la Comisión Real Palestina dejando las oficinas después de la práctica de pruebas de Alto Comité Árabe
Una Comisión venida de Londres, la conocida como Comisión Peel, sondea a árabes y Palestinos, su objetivo es intentar solucionar el conflicto y, por supuesto, acabar con la escalada de violencia. En el verano de 1937 se dan a conocer los resultados: la propuesta de la división del territorio entre las dos comunidades, es decir, Palestina se dividiría en dos estados independientes, uno para los árabes y otro para los judíos. Los límites de esas dos futuras entidades eran claramente favorables para los judíos, se les asignaba la franja costera, y algunas de las zonas más fértiles.
Composición con imágenes de la destrucción causada en algunos lugares de Palestina
El informe fue rechazado tanto por los judíos como por los árabes, mientras que los judíos alegaban que dicha participación era una violación de la Declaración Balfour, que había prometido un hogar judío en Palestina. Los líderes árabes se mostraban contrario al mismo denunciando la partición y reclamando su independencia. Los británicos se emplearán con contundencia para sofocar el levantamiento árabe, contarán para ello con la colaboración de las fuerzas paramilitares judías, entre ellas el grupo terrorista Irgun que atacará indiscriminadamente a objetivos árabes. Además emplea la aviación y la artillería. Los métodos usados también fueron expeditivos: derribos de casas, deportaciones…El propio Husseini acabó exiliado.
Amin Al-Husayni en su visita a Alemania para reunirse con Hitler
Durante la II Guerra Mundial los judíos colaboraron activamente con los británicos, la Haganah (milicia irregular sionista) adquirirá una gran experiencia en este campo. La colaboración palestina, también la hubo, fue más exigua y menos valorada,  a consecuencia de la alineación de Amin al-Husayni, con el Tercer Reich, llegando a entrevistarse con Hitler a quien propuso la exterminación de los judíos del norte de África y Oriente Próximo.
Composición con imágenes del atentado en el Hotel Rey David en 1946
A pesar de la contienda continúa la inmigración ilegal, sobre todo de judíos de Europa oriental acosado por los regímenes fascistas. Durante esta etapa se impulsan relaciones con Estados Unidos donde reside una gran cantidad de judíos, este país va a mostrar una gran simpatía por la causa sionista desde el primer momento, y esa nación sustituirá a Gran Bretaña en el papel de metrópoli protectora. En 1944 tiene lugar un hecho importante, el ala radical del sionismo (los grupos terroristas Irgun, Stern…) inician una campaña de terror contra el ocupante británico, que acaba con el atentado que voló el Hotel Rey David en Jerusalén, el cuartel general de la administración británica. 
A raíz de este hecho, los británicos anunciaron su deseo de finalizar el mandato y se retiraron en 1948. Dejando tras de sí un conflicto que llega a nuestros días............




No hay comentarios:

Publicar un comentario