sábado, 31 de agosto de 2013

NO A LA GUERRA


Lo único que me pueden importar, igual que a ti, son las victimas inocentes de todas estas masacres, sobre todo los niños.
Silent enim leges inter arma (las leyes callan en tiempo de guerra) Cicerón.
Ningún hombre es tan tonto para desear la guerra y no la paz; pues, en la paz los hijos llevan a sus padres a la tumba, y en la guerra son los padres quienes llevan a sus hijos a la tumba. Herodoto.
La guerra es una masacre entre gentes que no se conocen para provecho de gentes que sí se conocen pero no se masacran. Paul Valéry.
“La fuerza y el engaño son las dos virtudes cardinales en la guerra…”  
Cuando los ricos se hacen la guerra, son los pobres los que mueren. (Jean Paul Sartre)
El mayor crimen está ahora, no en los que matan, sino en los que no matan pero dejan matar. José Ortega y Gasset.
Éstas y otras muchas más, son frases tan manidas que al final se han convertido en tópicos. Casi nadie reflexiona sobre ellas. 
Tampoco a quienes promueven las guerras sentados en las poltronas de sus despachos y movidos por oscuros intereses, les interesa que nos paremos a hacerlo. 
Hoy el mundo asiste atónito a una nueva amenaza de extender un viejo conflicto y convertirlo, si aún es posible más, en una nueva masacre de personas inocentes, utilizando la hipocresía de siempre, manipulando la información desde uno y otro lado, sin que nadie sea capaz de hablar claro de los intereses financieros que se esconden detrás de estas decisiones. 
Al fin y al cabo no serán ellos quienes pongan en juego sus vidas.
¡No es posible el diálogo!, claman algunos a voz en grito. Es cierto, no es ni lo será nunca, mientras no se dejen de lado los particulares intereses y solo se pretenda el bien de la humanidad.
El entendimiento siempre será posible si aprendemos a dialogar con otras culturas, respetando sus diferentes conceptos. Hay que buscar un lenguaje común, no es fácil, pero sí posible, siempre que se haga sin oscuros intereses por medio. Y debemos hacerlo además desde una postura no arrogante. 
Los occidentales no somos nada más que una parte de un mundo en el que existen otras culturas con sus propios conceptos. 
¿Acaso no miramos hacia atrás en la historia para entender los conceptos de aquellas otras generaciones? 
Son las palabras y el diálogo la mejor manera del entendimiento. 
La violencia siempre generará violencia.
"O caminamos todos juntos hacia la paz, o nunca la encontraremos."
El verdadero problema del mundo es cómo impedir que salte por los aires.
Noam Chomsky

¡QUÉ PENA!
¡Qué pena si este camino fuera de muchísimas leguas
y siempre se repitieran
los mismos pueblos, la mismas ventas
los mismos rebaños, las mismas recuas!
¡Qué pena si esta vida tuviera
--esta vida nuestra—
mil años de existencia!
¿Quién la haría hasta el fin llevadera?
¿Quién la soportaría toda sin protesta?
¿Quién lee diez siglos en la Historia y no la cierra
al ver las mismas cosas siempre con distinta fecha?
Los mismos hombres, las mismas guerras,
los mismos tiranos, las mismas cadenas,
y los mismos farsantes, las mismas sectas
¡y los mismos, los mismos poetas!
¡Qué pena,
que sea así todo siempre, siempre de la misma manera!
Sé Todos Los Cuentos
Yo no sé muchas cosas, es verdad.
Digo tan sólo lo que he visto.
Y he visto:
Que la cuna del hombre la mecen con cuentos,
que los gritos de angustia del hombre los ahogan
con cuentos,
que el llanto del hombre lo taponan con cuentos,
que los huesos del hombre los entierran con cuentos,
y que el miedo del hombre...
ha inventado todos los cuentos.
Yo no sé muchas cosas, es verdad,
pero me han dormido con todos los cuentos...
y sé todos los cuentos.
Airam

No hay comentarios:

Publicar un comentario