martes, 27 de agosto de 2013

"Meitu" Pinturas en los huecos de los árboles


 "Meitu" Pinturas en los huecos de los árboles Basándose en una antigua técnica pictórica, el trampantojo, Wang Yue, una chica de 23 años de edad, estudiante de arte, ha convertido los huecos de los troncos de los árboles en las calles de la ciudad de Shijiazhuang, en verdaderas obras de arte. El trampantojo (trampa para el ojo), es el tipo de pintura que pretende confundir al ojo humano jugando con el entorno, la perspectiva, el sombreado y otros efectos ópticos, consiguiendo una sustitución de la realidad. Esta práctica procede del arte clásico griego. 
Francisco Trigueros, Uvas, Galería de Arte La Zubia
Zeuxis y Parrasios fueron dos pintores que florecieron durante el siglo V a.C. Sus historias las recoge en una de sus obras Plinio el Viejo, quien relata el concurso que celebraron para determinar quién de los dos era el artista más grande. Zeuxis, levantando el lienzo que la cubría, desveló una pintura en la que reproducía unas uvas, tan exquisitas y tentadoras parecían que los pájaros volando acudieron a tratar de picotearlas.
Red curtain – Antonio Arrobo - Capas construidas netamente con pintura acrílica roja - 260 x 364 cm. 
A continuación pidió a Parraisos que corriera la cortina que cubría su pintura, en ese momento este reveló que la cortina en sí era una pintura. Zeuxis reconoció la victoria de su oponente y según cuentan dijo: “Yo he engañado a los pájaros, pero Parrasios me ha engañado a mi”. Por desgracia no se conservan ninguna de las dos obras, pero reproducimos otras que están, seguro, a la altura de aquellas.
Sobre el suelo. "Puede volar"
En un muro
Decoración de interior. Ático
Ejemplos de esta técnica la podemos encontrar hoy en las calles, sobre el suelo de las mismas, en los muros de los edificios o en la decoración interior de los mismos. En el renacimiento se utilizó para resaltar la expresividad de las obras.
Es una técnica que se utiliza para resaltar la expresividad de las obras, ya sea como forma de mostrar la excelencia de su técnica, como acompañamiento de construcciones arquitectónicas o por mero divertimento. Un ejemplo muy gráfico —nunca mejor dicho—, lo constituye el lienzo Escapando de la crítica (1874), del español Pere Borrell del Caso.
Wang Yue, como decíamos, está utilizando esta técnica para convertir las calles de Shijiazhuang, en una especie de deliciosa galería de arte. Equipada con una mochila en la que lleva sus pinceles, su paleta y sus pinturas.
Wang trata los huecos de los troncos de los árboles como su lienzo y crea bellas ilusiones ópticas en ellos. 
La intención de Wang detrás de sus obras de arte público, es alegrar y dar color a  las calles brumosas de esta ciudad, que pasa por ser una de las más contaminadas del mundo.
Wang las denomina  “Meitu” (un juego de palabras que se traduce como "hermoso viaje" o "bella imagen"). El proceso de creación se inicia con la exploración de los árboles  en los que encontrar una superficie lisa para poder pintar. A la vista de él compone un dibujo digital teniendo como marco el hueco del árbol seleccionado, el final es el resultado de la mezcla de pinturas y su habilidad para deslizar el pincel sobre el espacio.
Cada obra no le lleva menos de dos horas su planificación, todo el proceso completo le lleva un poco más de una semana.
Wang Yue plasma criaturas en los troncos para que la gente las observe mientras pasea por los alrededores, como una forma de sensibilizar sobre el cuidado del medio ambiente y ayudar al entorno natural.
Los habitantes de la ciudad han mostrado gran aceptación ante el arte de Wang Yue, que no daña a los árboles y embellece las calles.
La Agencia Local de Protección del medio ambiente aprobó el arte de Yue, pues las pinturas que emplea no dañan a éstos, el único inconveniente es que su duración es efímera debido a las partículas diminutas y blancas que suelen adherirse a los árboles a causa de la contaminación.
Estas son algunas de las pinturas con las que Wang Yue, espera que traigan color a las grises calles de su ciudad natal.
Airam


No hay comentarios:

Publicar un comentario